• 935953993
  • lu/vi 9h a 17h
  • info@todoparamipelo.com
  • envíos en 24/48h
  • muestras con tu pedido
  • 935953993
  • lu/vi 9h a 17h
  • info@todoparamipelo.com
  • envíos en 24/48h
  • muestras con tu pedido

Método Curly hair, la rutina que causa furor

Si eres asidua a las redes sociales y el algoritmo suele mostrarte contenido de belleza, seguramente te hayas topado con el método curly girl hair, pero... ¿qué es y en qué consiste exactamente?

Se trata de una rutina capilar pensada para mujeres con el pelo rizado u ondulado que promete un pelo de escándalo. Lo mejor de todo, es que de esta rutina también se pueden beneficiar las mujeres con el pelo liso.

Uno de los grandes problemas del pelo rizado es que tiende a estar seco y a encresparse mucho. Esto es debido a usar productos para el pelo con sulfatos, unos agentes químicos limpiadores que retiran la suciedad del cabello y se lleva por delante los aceites naturales que se encargan de nutrirlo, por lo que se queda extremadamente seco.

Como muchas personas notan su cabello más áspero, recurren a las mascarillas y acondicionadores comunes, que llevan siliconas. Lo que hace este ingrediente es similar a los correctores del maquillaje: camuflan el problema, pero no lo solucionan.

Otro de los problemas de las siliconas es que son insolubles en agua, por lo que necesitan agentes muy potentes, como los sulfatos, para eliminarlas. Si tratamos de limpiarlas con un champú sin sulfatos, no las eliminará, sino que se irán acumulando y el cabello comenzará a verse opaco y sin brillo, con "escamas" o "caspa", sin ser este su problema.

Pre-método curly hair

La estilista Lorraine Massey se dio cuenta de este problema, y desarrolló un método para cuidar el cabello y hacer que pierda el encrespado y esté nutrido e hidratado.

Lo primero que hay que hacer es eliminar cualquier residuo del cabello con un champú con sulfatos y/o clarificante durante una semana o dos. Aquí esta prohibido usar siliconas.

Una vez tengamos el cabello libre de residuos es momento de sanear. Vemos cómo de estropeadas están nuestras puntas y, sentimos decirlo, no se van a recuperar. Lo mejor es cortar por lo sano para que se vea mucho más bonito y saludable. Recuerda, el pelo crece.

Rutina de lavado

Ahora es el momento de elegir los productos adecuados, como champús acondicionadores sin sulfatos ni siliconas. En seguida se nos viene a la cabeza el champú cualquiera, pero si nos fijamos bien, la mayoría contienen phenoxyethanol, un conservante que se acumula en el cabello. Para saber los ingredientes controvertidos que puede haber en nuestros cosméticos, viene bien tener a mano aplicaciones como clean beauty.

El champú se utiliza solo en el cuero cabelludo, dando un ligero masaje con la yema de los dedos para una limpieza profunda pero no en las puntas. Cuando lo aclaremos con agua tibia o fría, el champú que se deslice en los medios y puntas lo irá limpiando.

Una de las claves del método curly es lavarlo de vez en cuando con un acondicionador, lo que se conoce como co-wash o co-washing, ya que es una de las maneras más hidratantes de lavar el cabello. Aunque se puede usar perfectamente para dar hidratación y suavidad después de utilizar el champú.

En este paso nos podemos ayudar con un cepillo de púas anchas para desenredar el cabello de una manera que no sufra ni se rompa.

Las mascarillas se pueden usar semanalmente o cada 15 días, pero si queremos potenciar su efecto, que no pese y que no estire el rizo, lo mejor es usarlas antes del champú, en seco y entre 15 minutos y 2 horas.

Las mascarillas hidratantes compatibles con el método curly tienen ingredientes humectantes y emolientes como la glicerina, el aloe vera, la manteca de karité o aceites de coco, oliva, argán o jojoba entre muchos otros. Estos ingredientes ayudan a devolver la hidratación, la nutrición y la suavidad sin apelmazar el cabello.

Rutina de peinado

Una vez salimos de la ducha, enrollamos nuestro cabello en una toalla o turbante para que vaya absorbiendo el exceso de agua y nos ocupamos de otras cosas, como nuestra rutina facial o darnos crema en el cuerpo. En el caso de tener prisa, podemos secar nuestro pelo a toques, pero nunca frotándolo la que rompe la fibra capilar y genera encrespamiento.

Una vez esté húmedo, procedemos al tratamiento leave-in (sin aclarado).

Nos enfocamos en los medios a puntas calentándolo previamente frotando el producto en las manos y lo distribuimos con suavidad.

Con un cepillo de púas anchas desenredamos de medios a puntas y ayudamos a que el producto se pueda esparcir mejor sin engrasar la raíz.

A continuación, toca utilizar un producto para definir los rizos, siempre con el pelo todavía húmedo. Se pueden encontrar multitud de texturas en el mercado, desde cremas de peinado o activadores de rizos hasta espumas o geles, la elección de unos u otros dependerá de nuestras preferencias y del grado de fijación que estemos buscando.

Para terminar, si hemos usado una crema y queremos más definición y textura, necesitaremos algún tipo despray fijador. Para las que les guste un look más desenfadado, los spray de sal dan ese aspecto bohemio y surfero perfecto para el verano, pero hay que tener cuidado con no pasarse.

Una vez todo aplicado, secaremos con un secador con difusor con la cabeza boca abajo haciendo pulsaciones en las puntas. Una vez secas, pasamos a masajear la raíz con el difusor y ya tendríamos unos rizos definidos, nutridos y sin encrespamiento.

Para que tu rutina Curly Hair sea perfecta, te recomendamos:

Curly Hair